martes, 26 de abril de 2016

Cinco grandes mitos sobre el PC que se niegan a abandonarnos



Es increíble ver que todavía hoy se mantienen muchos de los grandes mitos sobre el PC que ya corrían de boca en boca hace más de dos décadas, y lo peor es que no parece que dichos mitos vayan a desaparecer por completo a corto plazo.
Dichos mitos se han mantenido, pero no sólo eso, sino que en algunos casos se han exagerado de una manera tan grande que han llegado casi a perder el poco sentido que tenían originalmente, quedando reducidos a un absurdo que sin embargo sigue teniendo “tirón”.

Con este artículo especial queremos desmentir cinco de esos mitos sobre el PC, algunos probablemente muy conocidos y otros quizá no tanto, pero en cualquier caso recurrentes y todavía hoy muy utilizados.


1-Jugar en PC es caro


No, jugar en PC no sólo no es caro sino que a medio plazo es incluso más barato que en consola, nos explicamos. Lo primero es que no tienes que gastar 1.000 euros en un PC para jugar bien, contando sólo los gastos de la torre puedes conseguir un equipo muy capaz por menos de 500 euros, y uno de gran rendimiento por apenas 700 euros.

Debemos tener en cuenta que una consola tampoco incluye la tele, ni los altavoces, y que tampoco tenemos porque recurrir a un sistema operativo de pago para poder jugar en PC, y que en cualquier caso si tenemos una licencia anterior de Windows que no sea OEM podremos seguir utilizándola en un nuevo equipo.

Por otro lado hay que tener en cuenta el precio de los juegos. Hay numerosas tiendas que venden juegos para PC en formato digital a precios muy bajos, y también podemos conseguir packs en webs especializadas que nos proporcionarán un gran ahorro.

Todo esto puede suponer a medio y largo plazo una diferencia muy grande y una amortización muy rápida y sencilla de nuestro PC frente a una consola.


2-Tu PC va mal porque tiene virus

 

Otro mito muy común, quizá de los más utilizados. Un PC puede funcionar mal a causa del malware, eso es evidente, pero la frase se usa con demasiada frecuencia incluso por personas con algún tipo de titulación en informática.

He visto casos en los que se ha usado esa frase para engordar una reparación, formatear y reinstalar, algo muy triste pero muy real, así que debemos tener claro que no siempre tiene porque ser un virus lo que hace que nuestro equipo funcione mal.

En muchos casos el equipo funciona mal porque el propio usuario ha instalado programas que generan conflictos de algún tipo (he llegado a ver sistemas con tres antivirus a la vez), por tener instaladas aplicaciones o añadidos que consumen recursos o incluso por exceso de suciedad en la torre y problemas de exceso de temperatura.

3-Es malo tener mucha RAM ocupada

Cuando la memoria está ocupada de forma normal, por aplicaciones que utilizamos de forma voluntaria es cuando este mito alcanza totalmente plenitud y se convierte en un absurdo total.

La memoria RAM está para ser utilizada (sin ser extremista) y tener una gran cantidad de ella vacía es lo mismo que tener un recurso desaprovechado. Cuando algo está ocupando memoria RAM pero no se usa en primer plano se encuentra en una situación en la que podemos recuperarlo de forma rápida, casi instantánea, sin necesidad de volver a abrirlo y a procesarlo.

Esto quiere decir que si vaciamos constantemente la RAM tendremos que volver a cargar muchas aplicaciones que podrían haber quedado ahí, esto implica como anticipamos que el procesador tenga que volver a trabajar y puede acabar afectando negativamente al rendimiento general del equipo.


4-Tienes que apagar el PC

 

En contra de lo que muchos creen no es necesario apagar y encender un PC con cierta periodicidad, sobre todo si el mismo no es demasiado antiguo y tiene una edad aproximada de diez años.

Obviamente esto tampoco quiere decir que vayas a dejar el PC encendido durante toda la noche, pero hay una opción muy interesante que desde luego nos evita tener que apagar el equipo y volver a encenderlo al día siguiente, la suspensión.

No hay que confundir hibernación con suspensión, con la segunda nuestro sistema queda en un estado en el que apenas consume energía y todos los programas que tengamos abiertos se mantienen, pero en la RAM.

Esto implica que si se va la luz tendremos que encender y volver a abrir nuestros programas, pero a cambio no hay operaciones de escritura en el disco, algo especialmente importante si tenemos un SSD.

Por contra en la hibernación utiliza todavía menos energía pero sí realiza operaciones de escritura en proporción a la RAM ocupada, con todo lo que ello supone.

En general es recomendable la suspensión, sobre todo cuanto enfrentas largas jornadas de trabajo, ya que al día siguiente podrás retomar todo por el punto en el que lo dejaste.
 


5-Tienes que renovar el PC cada año

 

O de forma constante, al fin y al cabo en ambos casos el mito viene a ser casi el mismo y tiene un fondo idéntico, hacer pensar que el PC es caro de mantener y que necesita actualizaciones constantes.

Es falso, y en todos los casos de uso posible. Si compraste un PC para jugar con componentes nuevos e hiciste una inversión mínimamente razonable no tendrás que cambiar nada hasta dentro de tres o cuatro años, y podemos poner un ejemplo claro, aquellos que compraron un PC de gama media en 2013 equipado con un Core i5 o un AMD FX, 8 GB de RAM y una Radeon HD 7870 tienen PC para rato en pleno 2016.

Si nos pasamos a los equipos para multimedia u ofimática, tareas poco exigentes, es fácil encontrar equipos con diez años encima que todavía son perfectamente viables hoy en día.

El bulo de la necesidad de renovar cada año no tiene sentido, aunque debemos tener claro que de cara a jugar es posible que algunos se dejen llevar por esa “necesidad” de tener siempre lo último, pero es algo que no tiene nada que ver con la idea de obligatoriedad del mito.



Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario