miércoles, 10 de agosto de 2016

Corsair K70 RGB RapidFire, análisis


Corsair actualiza uno de los mejores teclados gaming del mercado con los nuevos interruptores Cherry MX Speed RGB, capaces de mejorar la precisión de un periférico diseñado por y para los más exigentes. Lo hemos probado durante unos días y estas son nuestras impresiones; analizamos el nuevo Corsair K70 RGB RapidFire.

Que el nuevo teclado de Corsair es un producto destinado a paladares selectos salta a la vista incluso antes de abrir la caja; todo está cuidado al máximo detalle y la firma lo entrega en un kit de lo más completo que incluye un reposamuñecas acolchado de tamaño compelto, dos juegos de teclas alternativas, una pinza para extraer teclas de forma sencilla y segura, manuales y documentación. Los especialistas en juegos FPS deberían instalar el juego WASD de perfil inclinado mientras que lo aficionados al género MOBA pueden optar por el juego QWER+DF; el acabado rugoso en color gris facilita el posicionamiento de los dedos y que no tengamos que mirar el teclado en ningún momento.



El peso del Corsair K70 RGB RapidFire, un kilo y medio, nos puede servir de referencia para valorar su calidad de construcción y la ingeniería que hay detrás del dispositivo; construido en aluminio cepillado de alta calidad (un material ideal para aguantar el paso del tiempo sin problemas) apuesta por un diseño discreto y minimalista, que no desentonará en escritorios que no estén dedicados casi en exclusiva al gaming. Las 104 teclas se distribuyen en un juego alfanumérico, teclado númerico, controles para multimedia y teclas de función totalmente personalizables mediante el software incluido. Dos botones adicionales están destinados al control de brillo y a bloquear la tecla Windows mientras jugamos.

Uno de los aspectos que más nos ha gustado es la ausencia de marcos en los laterales, que facilita mucho el mantenimiento y limpieza del teclado; puede parecer algo secundario, pero teniendo el cuenta el precio del períferico y el uso intensivo al que va destinado el usuario final agradecerá la posibilidad de dejarlo como nuevo en pocos minutos y sin riesgos de romper nada. Bien por Corsair en este punto.

En el frontal encontramos un puerto USB adicional (pass-througt), un interruptor para configurar el Polling Rate de la conexión USB (incorpora una última posición llamada BIOS que garantiza la compatibildad incluso con equipos muy antiguos) y un cable mallado de excelente calidad con 1,90 metros de longitud.


El secreto está en los interruptores


El punto clave de cualquier teclado  (máxime hablando de gaming) son los interruptores, el mecanismo que transforma la pulsación de nuestro dedo en instrucciones digitales; Corsair disfruta en exclusiva y durante un año de los Cherry MX Speed RGB que, con un punto de activación de solo 1.2 mm. – lo habitual son 2 mm.- garantizan un punto de precisión fuera del alcance del resto. La suma de esa pequeña ganancia en manos expertas y a lo largo de toda una partida puede marcar la diferencia para aquellos que quieren invertir en hardware de este nivel.

¿Hasta qué punto es una diferencia real o simplemente marketing? Como ocurre con cualquier producto destinado a público experto la mejora que vamos a obtener depende mucho del nivel del jugador; un periférico como este no nos va a hacer buenos jugadores por arte de magia, pero sí ayudará a mejorar.


Los primeros minutos con el teclado pueden resultar desconcertantes para muchos usuarios, especialmente si no estáis habituados a periféricos gaming. La sensibilidad es extrema y no notaremos ningún clic ni retorno en la tecla, pero el recorrido es tan preciso que casi no hay pulsaciones no deseadas. También es apreciable cierto “peso” en las teclas, pero es algo a lo que nos acabaremos acostumbrando en unos días y necesario para ofrecer la experiencia que busca ofrecer. La tecnología Anti-Ghosting es brutal, tanto que jamás notaréis problema alguno pulsando todas las teclas que queráis mientras jugáis.

Llegados a este punto conviene recordar que estamos ante un producto especializado y que, si usáis habitualmente el ordenador para trabajar, puede que un producto tan extremo no sea la mejor compra (a menos que queráis estar cambiando de teclado cuando vais a jugar); todo lo bueno que tienen los Cherry MX Speed RGB pueden penalizar el uso ofimático o con software que requiera cierta precisión, como el CAD o el diseño gráfico, así que es un aspecto a tener el cuenta (lo mismo diríamos de un ratón, un monitor o cualquier otro producto especializado en gaming).

El sistema de iluminación del Corsair K70 RGB RapidFire es excelente y, de nuevo, marca distancia con productos de gama media: podemos personalizar combinaciones con 16.8 millones de colores por tecla (256 colores combinando a niveles) y, al estar libre de marcos, el efecto de iluminación es espectacular. Nos ha gustado mucho  la posibilidad de crear y guardar patrones para nuestros juegos favoritos; así podemos iluminar solo las teclas que vamos a usar o incluso crear combinaciones de luz al activar una macro o una función especial. Merece la pena dedicar tiempo a sacarle partido a este aspecto.


Un teclado destinado a largas jornadas de juego tiene que ser, ante todo, cómodo. Cosair resuelve este punto de la mejor manera posible, ofreciendo al usuario las herramientas necesarias para adaptar el periférico a sus necesidades sin comprar nada extra. El reposamuñecas desmontable es fantástico, incorpora dos hileras de patas para ajustar altura y la combinación de un peso elevado con remates de goma blanda garantizan una estabilidad sobresaliente.


Conclusiones


Este Corsair K70 RGB RapidFire es el mejor teclado gaming que ha pasado por el laboratorio en el último año y, sin lugar a dudas, uno de los mejores del mercado. No es un producto barato (el mejor precio lo hemos encontrado en Amazon, 154 euros) pero su relación calidad precio es sobresaliente. Bien cuidado, es un producto que nos puede durar años y, si os gusta jugar, es una de las mejores inversiones que podéis hacer para dar un salto de calidad en vuestra experiencia.

A destacar su calidad de construcción, la ergonomía y su precisión. En el lado negativo, un software completísimo pero al que le falta un punto de optimización y ser algo más intuitivo para que cualquier perfil de usuario sea capaz de sacar el máximo partido de un hardware brillante. Sobresaliente sin dudas y producto recomendado.



Por ello le adjudicamos el galardón de oro.


Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario