miércoles, 25 de mayo de 2016

Todo lo que debes saber sobre las GPUs integradas de Intel


Las GPUs integradas de Intel son hoy una solución viable para muchos usuarios, incluso para aquellos que quieren jugar, ya que el gigante del chip ha logrado una evolución enorme en términos de rendimiento frente a las generaciones más antiguas, como las denostadas y criticadas GMA.

Esto es una buena noticia, ya que ha hecho posible la llegada de equipos muy ligeros y con alta autonomía que sin embargo son capaces de ofrecer una potencia gráfica considerable, pero la popularización de esas GPUs integradas ha tenido una consecuencia importante, y es que han surgido muchas gamas y versiones diferentes, algo que ha acabado generando una cierta confusión y que complica la toma de decisiones incluso a los usuarios más expertos.

Con este artículo vamos a dar un repaso por los principales modelos de gráficas integradas Intel que podemos encontrar actualmente en el mercado y hablaremos de sus características, soporte y rendimiento, para que así podáis tener una idea más clara de las posibilidades que ofrece cada solución concreta.

Esperamos que gracias a ello podáis resolver vuestras dudas y tengáis más claro qué modelo es el que mejor se ajusta a vuestras necesidades. Como siempre cualquier duda podéis dejarla en los comentarios.

Consideraciones previas


Las GPUs integradas de Intel tienen una serie de particularidades evidentes que las distinguen de otras opciones, como por ejemplo las soluciones homónimas que ofrece AMD y que conocemos como APUs, y que debemos tener muy en cuenta.

En ellas no hablamos de shaders, sino de unidades de ejecución, una distinción que es consecuencia de la propia arquitectura que utiliza cada GPU y que no podíamos explicar de forma detallada sin entrar en complicaciones innecesarias.

Por ello hemos querido obviar explicaciones complejas y hacer los cálculos por vosotros, y gracias a ello podemos dejaros una base aproximada que os ayudará a entender un poco mejor la cuestión unidades de ejecución y shaders.

Fijando un baremo simple es posible decir que 20 unidades de ejecución de la generación Haswell de Intel equivalen aproximadamente a unos 80 ALUs o shaders.

Ya lo he dicho pero lo repito, es una cifra aproximada para ayudaros a entender un poco mejor la disparidad que existe entre Intel, NVIDIA y AMD a la hora de expresar las especificaciones de sus diferentes soluciones gráficas, y debéis tener en cuenta que su rendimiento varía con la frecuencia de reloj y que además esa equivalencia cambia con cada generación.

También debemos tener claro que las GPUs integradas de Intel vienen con pequeñas cantidades de memoria integrada, pero utilizan RAM del sistema en cantidades fijas, así que su rendimiento se ve afectado por la velocidad y cantidad de la misma.

Por otro lado no podemos olvidarnos de que además los modelos superiores traen eDRAM, módulos de memoria muy rápida que consiguen mejorar en gran medida el ancho de banda y reducen el impacto que tienen en el rendimiento los bajos buses de memoria y el uso de RAM “lenta” como memoria gráfica.




Generación Haswell


Es la generación más antigua de todas las que podemos encontrar actualmente en el mercado, aunque eso no quiere decir que sea directamente una mala opción, sino simplemente que ya ha sido superada por otros modelos más actuales.

Podemos encontrarla en los procesadores Core de consumo general serie 4000 de Intel, y también en los Pentium serie 3000 y Celeron serie 1600 y 1800. Los procesadores más potentes vienen acompañados de GPUs integradas de mayor potencia, un detalle que debemos tener en cuenta ya que es una clave fácil de recordar que puede sernos útil.

Toda esta gama está fabricada en proceso de 22nm y soporta DirectX 11.1 y Shader 5.0, por lo que permiten arrancar cualquier título actual sin problemas. Sin embargo hay importantes diferencias de rendimiento según la versión que utilicemos, así que os dejamos un resumen ordenado de menor a mayor potencia.
  • HD Graphics 4200: es una versión de bajo consumo que viene con 20 unidades de ejecución y llega a un máximo de 850 MHz. Su rendimiento no da para la mayoría de juegos actuales, pero en algunos menos exigentes es posible jugar en resoluciones muy bajadas y calidad baja.
  • HD Graphics 4400: mantiene las 20 unidades de ejecución y eleva las frecuencias a 1,1 GHz de máximo. Diseñada para ultraportátiles, consigue un rendimiento superior al de la anterior, pero no consigue marcar una gran diferencia. Puede con juegos poco exigentes y bajas resoluciones.
  • HD Graphics 4600: tiene también 20 unidades de ejecución pero fue diseñada para CPUs de escritorio y portátiles de gama alta, lo que permite usar un mayor TDP y eleva las frecuencias a 1.350 MHz de máximo (1,35 GHz). Mejora el rendimiento y ofrece un desempeño razonadamente bueno incluso en juegos como GTA V, siempre que no pasemos de resoluciones HD.
  • HD Graphics 5000: tiene 40 unidades de ejecución y llega a frecuencias de 1,1 GHz. Utilizada sobre todo en procesadores de bajo consumo, tiene un rendimiento parecido al del modelo anterior.
  • Iris Graphics 5100: también con 40 unidades de ejecución pero puede llegar a 1,2 GHz. De nuevo no marca una diferencia sustancial frente a la anterior, se utilizó también en GPUs de bajo consumo.
  • Iris Pro Graphics 5200: tiene 40 unidades de ejecución y 128 MB de memoria eDRAM. Puede llegar a 1,35 GHz y sólo se utilizó en los procesadores para portátil de más alta gama. Su rendimiento varía mucho por tema de drivers, pero en general rinde bien en resoluciones HD, permitiendo ajustes de calidad altos, medios o bajos, según los requisitos de cada juego.

Generación Broadwell


Ha sido casi una anécdota por la poca vida que ha tenido esta generación, pero dado que llegaron al mercado con cambios importantes y trajeron nuevas GPUs integradas hemos querido tenerlos en cuenta y repasar los detalles más importantes.

Podemos encontrarlas en los procesadores Core serie 5000 de consumo general, y también en los Pentium serie 4000 y Celeron serie 3000. Al igual que en el caso anterior los procesadores más potentes traen GPUs de mayor potencia.

Esta gama viene fabricada en proceso de 14nm y soporta DirectX 12 (FL 11_1), pero no tienen potencia suficiente como para aprovechar realmente la nueva API gráfica de Microsoft, cosa que debemos tener muy en cuenta.

  • Intel HD Graphics 5300: viene con 24 unidades de ejecución y tiene una frecuencia de hasta 900 MHz. Se usa en CPUs de muy bajo consumo, así que su rendimiento sólo llega para mover juegos poco exigentes y con bajas resoluciones y bajos ajustes de calidad.
  • Intel HD Graphics 6000: trae 48 unidades de ejecución y 64 MB de memoria eDRAM. Puede llegar a 1 GHz de velocidad y se utilizó en CPUs Core i7 de bajo consumo. Su rendimiento es bueno en juegos no demasiado exigentes, siempre que no pasemos de resolución HD.
  • Iris Pro Graphics 6200: suma 48 unidades de ejecución pero eleva la eDRAM a 128MB y la frecuencia a 1,15 GHz. Se utilizó en los Core i7 para portátil tope de gama, y ofrece un rendimiento bastante bueno en resoluciones HD, aunque los ajustes dependen de la exigencia de cada uno.


Generación Skylake


Es la más actual de las tres que ofrece Intel actualmente, y en ella podemos encontrar soluciones bastante avanzadas que sin duda han elevado el rendimiento a nuevas cuotas, totalmente inimaginables hace unos años en gráficas de éste tipo. Los tope de gama son viables para jugar a un nivel bastante bueno.
Esta gama está fabricada en 14nm y ofrece soporte de DirectX 12 (FL 12_1), aunque de nuevo debemos recordar que su potencia no permite un aprovechamiento pleno de esa API. Podemos encontrarlas en los procesadores Core serie 6000 y en los modelos más recientes de Pentium serie 4000 y Celeron serie 3000.

Vamos a prescindir de los modelos que vienen a ser casi idénticos a los de la generación anterior, ya que implica repetir de forma innecesaria, y nos centraremos en los que realmente han marcado un cambio.

  • Iris Graphics 540 y 550 GT3e: viene con 48 unidades de ejecución y 64 MB de eDRAM. Son capaces de correr a 1,05 GHz y 1,1 GHz de máximo, respectivamente, y se utilizan en procesadores Core i7 de bajo consumo. Son capaces, por ejemplo, de mover The Division en bajo en HD.
  • Iris Pro Graphics 580 GT4e: vienen con 72 unidades de ejecución y 128 MB de eDRAM. Su frecuencia máxima es de 1 GHz y se utilizan en CPUs tope de gama para portátiles. Su rendimiento es muy bueno, ya que se acerca al de una GT 945M de NVIDIA y es capaz de asegurar un buen rendimiento en juegos actuales exigentes en resoluciones HD y ajustes medios.
Todo lo que esté por debajo de ambas soluciones ofrecen rendimientos casi calcados a las Intel HD 5300, que ya explicamos en el apartado anterior.

Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario