lunes, 23 de mayo de 2016

Toshiba-Samsung deja de fabricar unidades ópticas ¿Formato muerto?


El consorcio Toshiba-Samsung detuvo la producción de unidades ópticas el mes pasado, según confirma el responsable de ventas a KitGuru.

Para salvar temas legales de licencias y patentes de las tecnologías de discos ópticos, Toshiba y Samsung unieron fuerzas en 2004 bajo una marca Toshiba-Samsung Storage Technology, que reconocerás como TSST en múltiples unidades de discos (CDRW+DVDR, DVDRW+BDR y BDRW) instalados en equipos OEM de esos fabricantes y también de terceros.

LG Electronics se asoció de manera similar con Hitachi formando el grupo HL-DT (Hitachi-LG Data-Storage Technology), vendiendo unidades bajo marca LG.

¿Están muertas las unidades ópticas?


No sabemos si la finalización de producción de los primeros viene motivado por temas empresariales o si definitivamente el formato no da para más.

Ya ha llovido desde el uso masivo de disquetes en la década de los 80-90 como estándar de almacenamiento externo en ordenadores o como formato de distribución de software o videojuegos. La llegada del CD-ROM supuso un salto impresionante en la industria del almacenamiento y limitó el uso del disquete, hoy prácticamente desaparecido.

El CD-ROM evolucionó hasta el CD grabable y regrabable (CD-R/CD-RW), después al DVD. En su momento muy utilizados, su uso ha ido descendiendo en todos los sectores incluyendo el CD Audio para música.

En cuanto a los formatos ópticos de alta definición, Sony logró imponer el formato Blu-ray como estándar tras una guerra feroz entre Toshiba. A pesar de su alta capacidad y potencial el formato no ha sido utilizado como se esperaba y únicamente su inclusión en su momento en las PlayStation 3 o su uso para distribución de películas logró mantenerlo. Su uso en PS4 y Xbox One y el nuevo formato Blu-ray 4K le ha permitido tomar aire pero ¿Hasta cuando?


Unidades ópticas en ordenadores


En el sector que nos ocupa, el de ordenadores, el Blu-ray ha pasado sin pena ni gloria. El altísimo coste de los soportes, más moderado en el caso de los lectores, ha impedido su extensión junto a una tendencia imparable: el auge del almacenamiento en nube; los servicios de música, cine y contenido de entretenimiento en streaming y la distribución digital de sistemas operativos, aplicaciones y juegos.

Con ello y el aumento de capacidad y velocidad de discos duros, unidades de estado sólido o pendrives USB, todo apunta al comienzo del fin para las unidades ópticas al menos de forma masiva y especialmente en el mercado de portátiles donde ha desaparecido de muchos modelos.

En mi opinión, salvo usos puntuales que utilicen el soporte con carácter profesional y para reproducir el contenido multimedia que siga estando en mano de los usuarios hay pocos motivos para que sigan integrándose en los equipos portátiles, teniendo en cuenta su complicación mecánica y su gran tamaño, y la alternativa que supone todo lo relacionado con la nube y los nuevos servicios de distribución.

Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario