viernes, 3 de junio de 2016

Las GTX 1080 personalizadas no sufren throttling



Las primeras pruebas realizadas indicaban que las GTX 1080 sufrían claros problemas de throttling en la versión de referencia, es decir, aquella que NVIDIA ha identificado como Founders Edition y que es 100 dólares más cara que los modelos personalizados, una mala noticia que sin duda ha hecho un flaco favor al gigante verde.

Con este detalle en mente surgió la duda inevitable, ¿qué ocurre entonces con los modelos con diseños personalizados, sufren también throttling? Pues todo parece indicar que no, ya que los primeros análisis demuestran que modelos como la GTX 1080 Gaming X de MSI pueden mantener sin problemas una frecuencia de 1.910 MHz con temperaturas por debajo de los 70 grados Celsius.

Es evidente que el problema del nuevo tope de gama gráfico de NVIDIA no reside por tanto en ningún aspecto del núcleo gráfico, sino que está en la baja calidad del sistema de disipación del modelo de referencia, que sería totalmente insuficiente para mantener bajo control las temperaturas del GP104.

¿Qué supone esto? Pues que aquellos que hayan comprado el modelo de referencia quizá deberían considerar hacerse con un sistema de disipación de mayor calidad para instalarlo en sus GTX 1080, al menos si quieren poder disfrutarlas sin problema.

¿Qué es y que efectos produce el throttling? Dicho de forma sencilla es una consecuencia del exceso de calor en la GPU, que produce una bajada de las frecuencias de trabajo de la misma y puede acabar teniendo efectos nada deseables en su rendimiento y producir grandes altibajos en las tasas de FPS de los juegos, sobre todo cuando ocurre en grandes picos.


En materia de overclock parece que NVIDIA no fue del todo sincera, ya que según nos cuentan esta solución, la GTX 1080 Gaming X de MSI, no pudo ir más allá de los 2.062 MHz,  cifra que queda un poco por debajo de los 2.114 MHz que prometieron los de verde.

Más información: DvHardware.

Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario