martes, 22 de noviembre de 2016

Los desarrolladores abandonan Apple para irse a Windows, el MacBook Pro tiene la culpa

Con el lanzamiento del nuevo MacBook Pro Apple se ha pegado un tiro en el pie, pues ha visto cómo los desarrolladores se han visto forzados a abandonar dicha plataforma para buscar ordenadores basados en el sistema Windows adecuados para su uso, pues el departamento de diseño no ha sido lo suficientemente inteligentes para acordarse de que los programadores necesitan de la tecla escape y de función para programar, algo que no ofrece el MacBook Pro, pero só una bonita y alargada pantalla OLED táctil que no les sirve para nada.


Parece ser que eso de disfrutar de una elevada evasión de impuestos les gustado tanto hasta el punto de tomar decisiones estúpidas en contra de sus propios usuarios, por lo que parece un equipo más enfocado a gente que le guste ir a un Starbucks a mostrar su manzana mordida iluminada, gente que les dará igual si incorpora o no una tecla escape, por lo que tiene sentido deshacerse de ellos.

Por desgracia, la estupidez es aún mayor cuando conocemos que el cliente principal de los MacBook Pro no son los hipster, sí, lo has adivinado, son los profesionales, especialmente los desarrolladores que necesitan tener acceso a las teclas básicas para desempeñar su trabajo, teclas existente en equipos MacBook Pro de hace 6 años que ofrecen prácticamente el mismo rendimiento, por lo que ninguno va a actualizar su equipo para dar un paso hacia atrás, siendo ahora los equipos basados en Windows la primera opción sin tampoco olvidarse de Linux.

De esta forma, los desarrolladores han visto como Apple les ha dado la espalda, aunque hay que reconocer que es difícil entender por qué un desarrollador ha estado un portátil de Apple para desempeñar su trabajo, con lo bien que sienta usar un buen teclado mecánico para ello. Por suerte, Apple les ha recordado el tipo de empresa de la que se trata.

vía: Fudzilla 

Menudos elementos estos de Apple, van de listos y al final son los más tontitos del mundo.

Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario