miércoles, 14 de diciembre de 2016

AMD Ryzen anunciado, Intel tiene un serio problema

Sin sorpresas de por medio, ya es oficial, demos la enhorabuena a AMD Ryzen, el nombre que recibe el procesador de alto rendimiento de la compañía basado en la arquitectura AMD Zen, conformado por 8 núcleos y 16 hilos de procesamiento a una frecuencia base de 3.40 GHz con un modo de auto-overclocking donde la CPU irá aumentando su potencia según su temperatura, es por ello que cuanto mejor sea el sistema de refrigeración empleado, mayor será su frecuencia Turbo para ofrecer el máximo desempeño. Esto es posible gracias a más de 100 sensores integrados para calcular al milímetro y en tiempo real los milivoltios, milivatios y la temperatura.

El resto de la información no es nueva, y la vimos en la filtración de ayer, nos referimos a las tecnologías Extended Frequency Range, Smart Prefetch, Pure Power y Precision Boost. Tras esto, vamos a limitarnos al resto de la información mostrada en el evento.


Lo más reseñable fueron las únicas pruebas de rendimiento de AMD Ryzer con dos benchmarks: Blender y Hanbrake. Ambos benchmarks se hicieron con el mismo hardware (Radeon RX 480 + SSD 512 GB + 8GB DDR4 @ 2400 MHz y Windows 10), donde la única diferencia estaba en el procesador, el AMD Ryzer frente al Intel Core i7-6900K, CPU que también presenta 8 núcleos y 16 hilos, pero que cuesta casi 1.200 euros.

En el Handbrake, la CPU AMD Ryzen @ 3.40 GHz se postuló la ganadora con un rendimiento de 69.5 FPS frente a los 66.5 FPS (54 vs 59 segundos) cosechados por el Core i7-6900K @ 3.70 GHz. En lo que respecta a Blender, la CPU de AMD ganó por la mínima, en la presentación se pudo ver ambos benchmarks en directo donde ahora sabemos que la CPU de AMD ganó por centésimas de segundo (25.57 vs 26.01 segundos). Además del precio, otra diferencia destacable es el TDP: 95W para Ryzen y 140W para el Core i7-6900K (Broadwell-E @ 14nm).

El resto de las pruebas se tradujeron en un par de juegos: Battlefield 1 comparando el rendimiento de una CPU Intel vs AMD (sin contador de FPS de por medio), y en segundo lugar el Battlefront a 4K ejecutado con una CPU Ryzen más una Radeon VEGA en fase de muestra de ingeniería. En ambos casos los juegos iban bastante fluidos, pero sin contador de FPS, de poco sirve, aunque en el Battlefront se llegaba a ver incluso tearing.


En resumen: el evento en sí, muy malo, muy mal planteado y ejecutado, no hace justicia a un procesador que, según lo visto hoy, promete mucho. Un procesador que podría costar menos de 400 euros con un rendimiento bastante similar a un Core i7-6900K que no solo cuesta el triple, sino que presenta un mayor consumo energético y emplea una plataforma muy cara como es la LGA2011-3.

Toca ver su desempeño en juegos, que es el que interesa, pero no será hasta el CES 2017 (primera semana de enero) hasta que conozcamos nuevos detalles junto a los gráficos AMD Zen, así que deberemos armarnos un poco más de paciencia para ver lo que parece ser el renacer de AMD.

Saludos.




No hay comentarios :

Publicar un comentario