viernes, 16 de diciembre de 2016

El nuevo Canon Digital está en marcha


El gobierno español está trabajando en un nuevo Canon Digital después que los tribunales españoles y europeos tumbaran el anterior, una compensación a los autores con cargo a los presupuestos generales del estado que no se ajustaba a la legislación.

Más de una década llevamos hablando del canon digital. Un “impuesto revolucionario”, injusto, arbitrario e ilegal que el gobierno del PP pretende volver a imponer incumpliendo de nuevo sus promesas electorales. Para ello, ya tendría un borrador acordado con las entidades de gestión de derechos de autor, según informan medios generalistas españoles como el El Mundo y El País

El nuevo Canon Digital retomaría el sistema anterior al que utilizaba el Presupuesto, tumbado después que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea lo declarase ilegal y en medio de una denuncia por prácticas monopolísticas y tarifas abusivas de las sociedades de gestión.

El nuevo Canon Digital vuelve al siglo anterior


Para entendernos. El que estaba vigente desde 1996 basado en la “compensación equitativa por copia privada”, que gravaba soportes, equipos informáticos, medios de almacenamiento, teléfonos móviles y un largo etc.


Sí, amigo. El mismo canon que el PP prometió eliminar y que le llevó al poder en las elecciones generales de 2011, será la base del nuevo canon digital.

El problema es que es el mismo que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea también declaró ilegal en 2010 tras la denuncia de la empresa Padawan y la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas de Informática. Un varapalo jurídico que llenó de razón a los opositores al canon (empresas, internautas, asociaciones, consumidores…) y en general a todo el mundo menos a las sociedades de autor encabezadas por la SGAE y al gobierno español, entonces del PSOE.

La sentencia argumentó que la aplicación del ‘canon por copia privada’ a los soportes de reproducción adquiridos por empresas y profesionales para fines distintos de la copia privada no era conforme con el Derecho de la Unión Europea. El canon digital español no constituía una “compensación equitativa” al asignar una retribución a los titulares de los derechos por su aplicación “indiscriminada” a empresas y profesionales.

Un extremo que en su momento fue apuntado incluso por el Consejo de Estado recomendando una revisión del canon digital bajo un sistema que no supusiera que cada soporte grabable fuera a ser usado para copiar material protegido, o sea, que, no criminalizara a los ciudadanos.

De poco ha valido una década de lucha, de varapalos jurídicos y de avances tecnológicos como el streaming que están dejando atrás la copia privada.  Vamos a volver a pagar un nuevo Canon Digital cuando compremos el dispositivo, soporte o equipo, aunque no lo dediquemos a realizar copia privada alguna. Se habla de determinadas “exenciones” y “matices” sobre el anterior pero tiene todo el tufo de ser tan injusto y arbitrario como el de 1996. Continuará.

Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario