viernes, 9 de junio de 2017

Guerra de patentes entre Intel y Qualcomm con la emulación x86 en Windows 10

Intel le está viendo las orejas al lobo. Tras ser expulsada del mercado móvil con unos procesadores que nunca dieron la talla, ahora su segmento más jugoso, el de los ordenadores, está en peligro ante la llegada del gigante Qualcomm que, tras dominar el mercado móvil, ahora se expande a los equipos portátiles como tablets, 2-en-1 y portátiles para comenzar a mermar seriamente el mercado de Intel.

Esto es posible ya que Microsoft, con Windows 10, permite que los SoC de Qualcomm, basados en la arquitectura ARM, puedan emular este sistema operativo x86 mediante una capa de emulación nativa permitiendo así tener una gran variedad de equipos ejecutando Windows 10 sin el sello de Intel en su interior.


Debido a los serios problemas que Intel tendrá debido a ello, el gigante azul ha comenzado a defender rigurosamente su mercado indicando que posee la Propiedad Intelectual (IP) de los equipos con una arquitectura x86, pero se equivoca, pues AMD es el único licenciatario activo de la arquitectura x86, la cual ahora con el lanzamiento de los AMD Ryzen y futuras APUs está ofreciendo una feroz competencia reduciendo la cuota de mercado de Intel.

Intel tiene más de 1.600 patentes relacionadas con la arquitectura x86, y aseguró que acoge con satisfacción “la competencia legal“, pero no permitirá la “infracción ilícita de patentes“. Extractos clave de un comunicado publicado por la compañía indican que:
Han llegado informes de que algunas compañías pueden intentar emular el ISA x86 exclusivo de Intel sin la autorización de Intel. La emulación no es una tecnología nueva, y Transmeta fue la última empresa en afirmar haber producido un procesador x86 compatible con técnicas de emulación (“código morphing”). Intel reforzó las patentes relacionadas con las mejoras del conjunto de instrucciones SIMD contra la implementación x86 de Transmeta, aunque utilizó la emulación.
Sólo el tiempo dirá si los nuevos intentos de emular el ISA x86 de Intel cumplirán un destino diferente. Intel acoge con satisfacción la competencia legal y confiamos en que los microprocesadores de Intel, que han sido específicamente optimizados para implementar el ISA x86 de Intel durante casi cuatro décadas, ofrecerán experiencias asombrosas, coherencia entre aplicaciones y una amplia gama de ofertas para los consumidores. Para la empresa. Sin embargo, no damos la bienvenida a infracciones ilegales de nuestras patentes, y esperamos que otras compañías sigan respetando los derechos de propiedad intelectual de Intel.
Esta “amenaza” ya deja patente de que si Microsoft y Qualcomm continúan adelante tendrían que eliminar el soporte de aplicaciones Win32 de todos los equipos Windows 10 con un SoC ARM Snapdragon, por lo que no tendríamos un sistema operativo Windows 10 como tal, sino el regreso del tan odiado Windows RT que solo permitía ejecutar aplicaciones UWP (integradas en la propia tienda de Microsoft), lo que ahora se llama como Windows 10 S. Eso, o prepararse para una batalla entre dos compañías que están entre las 500 más ricas de todo el mundo, eso implica miles de millones de euros únicamente enfocado al presupuesto legal.


Habrá que seguir muy de cerca este conflicto, pues una alianza entre Qualcomm y Microsoft promete arrojar equipos portátiles con un rendimiento superior y un menor consumo respecto a las soluciones actuales basadas en Intel expulsando a la compañía azul del mercado, pues Qualcomm sólo sería el inicio

Si Qualcomm encuentra algo de oro en su incursión, rápidamente vendrán Samsung y Nvidia detrás, las otras dos grandes compañía con enormes presupuestos de investigación y desarrollo que buscarán quitarle un trozo del pastel a Qualcomm con sus licencias ARM. Si esto es así, el futuro de Intel está cada vez más oscuro, pues los SoCs ARM también comenzaron a extenderse hace tiempo por el mercado de los servidores.

vía: TechPowerUp



Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario