domingo, 4 de marzo de 2018

La conexión WiFi y sus protocolos de cifrado


Las conexiones WiFi se han convertido en algo imprescindible tanto a nivel particular como profesional. Esto se debe sobre todo al auge de los dispositivos móviles (tablets y smartphones) y también de los equipos portátiles en sus diferentes versiones (portátiles, dos en uno, étc).

También debemos tener en cuenta el valor que ha aportado la evolución y mejora que han experimentado las propias conexiones inalámbricas. Ésta ha sido tan marcada que han llegado hasta el punto de ofrecer una experiencia de uso comparable a la que tendríamos a través de una conexión cableada, sobre todo en lo que a potencia bruta se refiere.

Cuando utilizamos una conexión inalámbrica solemos tener en cuenta precisamente eso, la velocidad que se alcanza ya que determina el rendimiento y la experiencia de uso, pero no debemos olvidarnos de otro elemento clave para su buen funcionamiento; el cifrado de los datos.

El cifrado de los datos aplicado a conexiones WiFi actúa como sistema de protección para evitar que nuestras comunicaciones puedan ser interceptadas fácilmente, una definición sencilla que nos permite entender qué es y cómo funciona esta tecnología.

Actualmente existen diferentes tipos de cifrado, así que hemos querido hacer un artículo especial que dedicaremos a repasar cada uno de los estándares que se mantienen a día de hoy y os daremos las claves de cada uno de ellos, para que sepáis cuáles son seguros y recomendables y cuales no.

Protocolos obsoletos no recomendables (inseguros y riesgo alto)


  • WEP de 64 bits: Es el estándar de encriptación WEP más viejo, altamente vulnerable y no es recomendable utilizarlo.
  • WEP de 128 bits: Mantiene la base del WEP anterior sólo que con un cifrado de mayor tamaño, igualmente inseguro y nada recomendable.

Protocolos con riesgo medio (no recomendables)


  • WPA-PSK (TKIP): En esencia es básicamente el cifrado estándar WPA o WPA1, que ya ha sido ampliamente superado y no es seguro.
  • WPA-PSK (AES): Elige el protocolo inalámbrico WPA con el cifrado más moderno AES. Los dispositivos que soportan AES casi siempre soportarán WPA2, mientras que los dispositivos que requieran WPA1 casi nunca admitirán el cifrado AES, por lo que es un sin sentido que añadimos más que nada como curiosidad.
  • WPA2-PSK (TKIP): Utiliza el estándar WPA2 con cifrado TKIP. Como vimos esta opción no es segura, pero si tenemos dispositivos antiguos que no soportan una red WPA2-PSK (AES) es necesario para poder seguir utilizándolos.

Protocolo seguro (recomendado)


  • WPA2-PSK (AES): La opción más segura. Utiliza WPA2, el último estándar de encriptación Wi-Fi, y el más reciente protocolo de encriptación AES. Ya lo dijimos en su momento y lo reiteramos, salvo por razones de fuerza mayor debería ser nuestra única opción.

Protocolo para mantener dispositivos legado (no recomendado)


  • WPA2-PSK (TKIP / AES): Utiliza WPA y WPA2 con TKIP y AES, proporcionando la máxima compatibilidad con todos los dispositivos antiguos y es la opción predeterminada de muchos routers para evitar problemas, pero termina ralentizando el tráfico y siendo insegura, por lo que no es recomendable.
He de recordaros que la configuración de los diferentes tipos de protocolo se puede llevar a cabo a través de la interfaz del router, a la que podemos acceder introduciendo 192.168.1.1 en nuestro navegador. Una vez ahí sólo tenemos que introducir nuestro usuario y nuestra contraseña y buscar la opción correspondiente.



Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario