sábado, 6 de mayo de 2017

Cómo mejorar la autonomía de tu portátil



La autonomía de un portátil es una de las características más valoradas para un profesional o usuario que necesite disponibilidad de su herramienta informática en cualquier lugar, sin necesidad de tomas adicionales de energía.

El bajo voltaje de las últimas generaciones de procesamiento; el uso de unidades de estado sólido para almacenamiento; las últimas memorias DDR4; los nuevos estados de baja potencia y la mejora de la gestión energética de los sistemas operativos más modernos y especialmente el uso de baterías de mayor capacidad y eficiencia, están permitiendo que la autonomía de un portátil alcance a todo un día de trabajo.

Si es importante que los fabricantes de hardware y software apuesten por la mejora de este importante apartado, el usuario también tiene mucho que decir dependiendo del uso de portátil, realizando unos sencillos pasos que pueden marcar la diferencia a la hora de aumentar la autonomía de un portátil. Algunos de ellos son:

Estado – Mantenimiento de la batería


La batería es obviamente uno de los componentes más importantes en esta materia y antes de intentar maximizar su potencia lo primero es determinar su estado con herramientas especializadas que nos ofrezcan una verificación de la misma, un conteo de sus ciclos, su capacidad, temperatura, antigüedad o voltaje. También es conveniente la necesaria calibración de la misma como uno de los elementos de mantenimiento obligatorio y el cuidado de la batería, esencial para maximizar su vida útil y extender la autonomía en el uso diario.

Opciones de ahorro energía


Tan importante como contar con un almacén de energía en buen estado que nos proporciona la batería, es controlar su consumo. Los sistemas operativos ofrecen ‘Opciones de Energía’ que permiten configurar una serie de parámetros que administran la forma en que su equipo usa esta energía para ahorrar la misma cuando sea posible y aumentar la autonomía.

Pantalla


Es -por mucho- el componente que más consume en un ordenador portátil. Disminuir su nivel de brillo y/o contraste desde los botones físicos del portátil o desde la configuración de los sistemas operativos, es una manera directa para aumentar la autonomía. También conviene desactivar el protector de pantalla. Después de ajustar el ahorro de energía a la configuración predeterminada, la pantalla se apagará en dos minutos por lo que no hay necesidad de activar ese protector que sigue consumiendo energía. Apagar la retroiluminación del teclado cuando no se necesite es otro buen método de ahorro.

Conexiones a Servicios


Detener servicios como la detección de redes o el uso compartido de archivos e impresoras, cuyas opciones se pueden configurar en los centro de redes y recursos compartidos, es otra medida para ahorrar energía y de paso, aumentar la seguridad en redes públicas. También es recomendable bloquear las conexiones entrantes para evitar que determinadas aplicaciones puedan ‘despertar’ el equipo y funcionar en segundo plano consumiendo batería. Pausa servicios de copia de seguridad y sincronización son tareas importantes y conviene pensar cuando podemos prescindir de ellas, pero temporalmente puede liberarnos de algo de energía.

Redes y conectividad


Los módulos de radio son otro de los componentes que consumen energía permanentemente. En un mundo tan conectado será difícil que un profesional o usuario pueda prescindir de esta opción, pero si en un momento dado no necesitas conectarte a Internet pulsar sobre el botón del Wi-Fi puede sumarte alguna energía adicional. Otro módulo que podemos desactivar para ahorrar batería es Bluetooth.

Periféricos y discos


No dejes insertadas tarjetas de memorias SD o pendrives USB en sus localizaciones más allá de su uso. Incrementarán el consumo y reducirá la autonomía. Lo mismo para discos y unidades de red. Las unidades de red conectadas o discos en las unidades ópticas como DVD también consumen, por lo que no está de más retirarlas cuando no las utilicemos.

Supervisa tu portátil


Algunos procesos fuera de control pueden reducir drásticamente la vida de la batería. En sistemas Windows podemos verlos en el administrador de tareas y en el monitor de recursos de las herramientas avanzadas del panel de control. Detalles como utilizar descargas previas en vez de streaming es también clave. El consumo de contenido multimedia mediante streaming es brutal y agotará la batería rápidamente. Si planeas visualizar vídeos mejor descárgalos previamente si tienes ocasión.

Medidas sencillas de implementar que, junto al menor consumo del hardware y unas baterías de mayor capacidad y eficiencia, están permitiendo que un usuario pueda cumplir el sueño de tener autonomía para todo un día de trabajo.

Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario