viernes, 18 de mayo de 2018

Bloatware en Windows 10, también en April 2018 Update




El Bloatware en Windows 10 no es nuevo. Los usuarios del sistema llevan sufriéndolo desde la versión original y April 2018 Update no se libra de ello. Más aún, en la nueva actualización Microsoft ha vuelto a instalar aplicaciones que el usuario previamente había eliminado y además, dificulta su desinstalación.

Un hilo de discusión en reddit con más de 1.000 comentarios atiza duro a Microsoft por preinstalar aplicaciones basura en su sistema operativo y por no respetar la decisión del usuario de eliminarlas. En una etapa de concienciación tras el escándalo del SuperFish de Lenovo, para que los fabricantes evitasen las pre-instalaciones de este tipo de software en los equipos nuevos, hubiera sido aconsejable que Microsoft diera ejemplo para acabar con el Bloatware.

No es el caso. En la actualización a Spring Creators Update los usuarios se han encontrado con la reinstalación de juegos y aplicaciones que habían eliminado previamente en la versión anterior del sistema, Bubble Witch 3 Saga o Candy Crush Saga, entre otros. Además, si en versiones previas su eliminación se limitaba a un par de clics, ahora es más complicado  y para asegurarse que de que no vuelven a ser re-instalados se precisa que los usuarios inicien sesión en la tienda de Microsoft, actualicen las aplicaciones y juegos, y después eliminen los que ya no necesitan.
 

A principios de año Microsoft prometió deshacerse del bloatware en Windows 10, pero solo en la nueva versión Workstation. Los usuarios de Home y Pro, la gran mayoría, y los que compren un equipo nuevo con Windows, tendrán que seguir peleando contra estas aplicaciones no deseadas, que con mínimas excepciones no valen absolutamente para nada. O hay alternativas gratuitas mejores, o son redundantes con lo que ya ofrece el sistema operativo o son aplicaciones comerciales trial a prueba que ocupan memoria y espacio en el equipo, afectando a su rendimiento, en otros casos a su funcionamiento y estabilidad y hasta comprometiendo la seguridad como en el caso de Superfish.

Ciertamente el problema de inflado con software no deseado no solo afecta a Windows 10. No hay más que comprobar como se entrega al usuario un smartphone con Android, pleno de software basura además de una capa adicional a modo de interfaz de usuario no siempre demasiado conseguida, que penaliza el rendimiento del sistema.

En todos los casos, Microsoft, OEMs o fabricantes de Android, la solución es sencilla. Deberían limitarlo al máximo, ofreciendo todos los paquetes adicionales de aplicaciones y juegos como descarga e instalación opcional de forma transparente

No, no avanzamos, el problema es cada vez peor.

Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario